martes, 22 de noviembre de 2011

¿QUE SE NECESITA PARA CONECTARSE A INTERNET?

Para conectarse a Internet se requiere un proveedor de servicios Internet (ISP) y determinado hardware:
1.     ISP. Un ISP proporciona acceso a Internet. El modo de contratar una cuenta con un ISP es igual que el utilizado para contratar el servicio telefónico u otros servicios públicos.
2.    Hardware. Para una conexión de banda ancha, como línea de suscriptor digital (ADSL) o cable, se necesita un módem ADSL o por cable. Normalmente, el ISP lo incluye como parte del hardware de inicio cuando se suscribe a una cuenta de banda ancha. Para una conexión de acceso telefónico, necesita un módem de acceso telefónico. Muchos equipos ya vienen con esta tipo de módem instalado.

TERMINAL
El terminal es el elemento que sirve al usuario para recibir y enviar información. En el caso más común el terminal es un ordenador personal de sobremesa o portátil, pero también puede ser una televisión con teclado o un teléfono móvil, como veremos más adelante.
Un ordenador actual de bajo coste es suficiente para conectarse a Internet ya que el factor que más influye en la calidad del acceso a Internet es la velocidad de la conexión, y ésta depende del tipo de conexión que utilicemos, no del ordenador personal. Si vas a utilizar el ordenador personal para trabajar con otros programas que necesitan muchos recursos, como por ejemplo los programas de diseño gráfico que necesitan más memoria y un procesador potente, es recomendable adquirir un PC de gama media o alta pero si lo vas a utilizar para acceder a Internet y como procesador de textos es suficiente un ordenador de gama baja.
Es preferible gastar el dinero en un buen monitor más que en un procesador muy potente. Lo que hay que tener claro es que para que Internet vaya rápido lo que importa es tener una conexión rápida, un ordenador rápido no sirve de mucho por sí solo.
Para ordenadores de sobremesa un monitor de 19" nos permitirá trabajar con una resolución más alta (1280x1024) con lo cual veremos las imágenes más nítidamente y tendremos más sitio en la pantalla para tener varias ventanas abiertas a la vez. Un monitor de 17" tiene un campo de visión más reducido, aunque suficiente para la mayor parte de usuarios. Con un monitor de 15" la resolución recomendada es de 800x600 con lo cual algunas páginas web no se verán de forma completa en la pantalla y habrá que utilizar las barras de desplazamiento. El número de colores depende de los que pueda soportar la tarjeta gráfica, pero es suficiente con cualquier tarjeta actual.
Últimamente están teniendo bastante éxito los pequeños portátiles o netbook porque son una buena opción para los que utilizan el ordenador fundamentalmente para conectarse a Internet y requieren un portátil de poco peso. Estos netbook tienen pantallas de 9" o 10" y pesan menos de un kgr. Además, cada vez es más frecuente utilizar el móvil como terminal para conectarse a la red con pantallas de 3" y 4".

CONEXION


La comunicación entre nuestro ordenador e Internet necesita transportarse a través de algún medio físico. La forma más básica es a través de la línea telefónica, la más utilizada en España es el ADSL y el cable, pero como veremos más adelante también puede ser a través de otros medios inalámbricos.
MODEM


El módem es el elemento que permite establecer la conexión entre nuestro PC y la línea telefónica o línea de transmisión. El ordenador trabaja con información digital (ceros y unos) mientras que las líneas telefónicas trabajan normalmente de forma analógica (diferentes amplitudes y frecuencias de onda). El módem permite pasar de analógico a digital y viceversa, de ahí su nombre, MOdulador DEModulador.
Según el tipo de conexión a Internet que elijamos tendremos que utilizar un tipo de módem distinto, un módem para línea telefónica básica no sirve para una línea ADSL.
Para conexiones por línea telefónica se puede utilizar un módem telefónico externo de 56 Kbps. Aunque en este caso el módem puede ser interno, si va instalado dentro del ordenador, que es la opción más común. Las conexiones de este tipo son las más lentas, y ya prácticamente no se usan.
Lo más habitual es tener un módem de cable o ADSL. Además, suele ser también router, lo que nos permite compartir la conexión con varios equipos. Formando una red local, con acceso a internet.
También es frecuente disponer de un punto de acceso inalámbrico (Wi-Fi). Con él podemos conectar nuestros equipos sin cables, para poder acceder a la red. Hemos de tener en cuenta, que si no establecemos usuarios ni contraseñas para nuestra red inalámbrica, cualquier equipo en el radio de alcance de la señal, se podrá conectar a internet empleando nuestra conexión.
En cualquier caso, ya sea integrado en el router, y más o menos potente, tendremos un módem que se encargará de comunicar a nuestro equipo con el mundo.

PROVEEDOR DE ACCESO A INTERNET

Una vez tenemos el terminal, módem y la conexión necesitamos que alguien nos de acceso, esta función la proporciona un proveedor de acceso a Internet (ISP).
Un ISP deberá proporcionarte todos los datos necesarios para poder crear una configuración correcta en tu PC y así poderte conectar a Internet. Aunque, normalmente, los equipos son autoinstalables, solo es necesario conectarlos y responder a algunas preguntas de configuración En otros casos los proveedores incluyen un DVD de instalación que se encarga de crear una configuración válida y dejando tu equipo listo para la conexión.
El ISP también asigna a nuestro ordenador un número (llamado número IP) que nos identifica dentro de Internet, así cuando solicitamos información a Internet será nuestro ordenador quien la reciba y no otro; esta asignación de IP es algo transparente para el usuario y suele ser una IP dinámica, es decir, que va cambiando en cada conexión. En resumen, el ISP se encarga de gestionar la conexión entre nuestro ordenador e Internet.
En los comienzos de Internet había muchas pequeñas empresas que prestaban servicio como ISP. Cuando aumentó el número de personas que se querían conectar, grandes empresas desplazaron a las existentes gracias a que tenían los medios suficientes para suministrar el acceso a tanta gente.
Actualmente los ISP son las propias compañías telefónicas u otras empresas respaldadas por grandes empresas y grupos financieros.
Los ISP ofrecen diferentes tipos de conexión a Internet (línea telefónica básica, ADSL, cable, etc) que explicaremos más adelante y también ofrrecen diferentes modalidades de tarifas según contratemos sólo la conexión a Internet, o combinada con el teléfono, la televisión de pago y la conexión a Internet a través de la línea móvil.

Según el tipo de conexión que elijamos necesitaremos un ISP que sea capaz de proporcionárnosla, por ejemplo, algunos sólo trabajan con conexiones por cable, que tendrán que hacer llegar hasta nuestro domicilio, otros sólo con ADSL, etc... Al elegir un ISP debes tener en cuenta la rapidez y calidad del servicio que te ofrece, pregunta a tus conocidos por sus experiencias. También puedes comparar el número y el tipo de cuentas de correo que te ofrecen, el tamaño del buzón, el espacio gratuito para colocar tus páginas web, el soporte para resolver dudas, etc.
Y por supuesto, la oferta de proveedores dependerá de la zona de cada usuario, siendo siempre más interesante en las principales ciudades, donde es más probable que exista la infraestructura de fibra óptica adecuada para proporcionar conexiones de cable.
Hay sitios donde puedes comprobar la velocidad de tu conexión y ver comparativas de las diferentes opciones: ADSzone , BandaAncha.

NAVEGADOR
Por último necesitaremos un programa que sea capaz de leer la información que hay en los servidores de Internet, que normalmente está escrita en el lenguaje HTML, y presentarla en pantalla formateada. También son capaces de recoger la información que introduce el usuario mediante formularios y enviarla al servidor.
Estos programas reciben el nombre de navegadores (Browsers, en inglés) y el más conocido es Internet Explorer de Microsoft, que viene preinstalado en Windows lo que hace que se el más usado, a pesar de existir navegadores más seguros y rápidos como Firefox, Opera, Chrome o Safari.
Todos son gratuitos y se pueden descargar de Internet, por lo cual es fácil, además de recomendable, tener una versión actualizada.
TIPOS DE CONEXIÓN
Junto con la conexión por módem telefónico básica existen varias posibilidades más para conectarse a Internet. Algunas están ya en marcha, otras se están empezando a comercializar y otras son parte de un futuro prometedor.
Cuanto más ancho de banda ofrece un tipo de conexión más cara suele resultar, pero ante el empuje de las nuevas tecnologías cada vez se están reduciendo los precios y ya podemos disponer de un ancho de banda aceptable a buen precio. Pronto podremos hablar de una vez de las autopistas de la información como algo accesible para la mayoría.
Vamos a explicar cada tipo de conexión partiendo de esta clasificación según el medio que utilizan.
v  Línea telefónica.
Ø  a.1) Línea convencional.
§  RTB red telefónica básica.

La línea convencional es la mas barata y la mas utilizada por que en la mayoría de los hogares existe un teléfono.
Es un sitema lento y no permite utilizar el teléfono mientras se esta conectado a internet, ya que es  el modem el que esta ocupando la línea telefónica llamando al servidor de internet.
Los módems actuales telefónicos tienen una velocidad de transferencia máxima de 56 Kbps, aunque debido a la saturación de la línea telefónica o a la capacidad limitada del proveedor del servicio casi nunca se alcanza esa velocidad.
Una de las ventajas de este tipo de conexión es que, prácticamente, las líneas telefónicas llegan a casi todas partes. Además al utilizar una infraestructura que ya existía, antes de ser usada para la conexión a Internet, es más barata que otros nuevos sistemas de conexión que tienen que crear toda su infraestructura partiendo de cero.
Ø  a.2) Línea digital.
§  RDSI
§  ADSL
RDSI (Red Digital de Servicios Integrados).
Este tipo de conexión también utiliza la línea telefónica pero mientras en el caso anterior la línea es analógica, en este caso la línea es digital, lo que se traduce en una transmisión más rápida, segura y eficaz. Por otra parte sólo es posible utilizar esta tecnología si el lugar donde se encuentra la conexión dispone de una línea RDSI, ya que este tipo de líneas no están tan extendidas como las líneas básicas.
Una línea RDSI dispone de dos canales de 64 Kbps, con lo cual se puede utilizar un canal para hablar por teléfono y el otro canal para Internet. Utilizando los dos canales para Internet se consiguen velocidades de hasta 128 Kbps. Además estas velocidades teóricas, al contrario que sucede con los módem telefónicos, si se suelen alcanzar de forma constante.
Esta alternativa mejora la conexión por RTB y es bastante asequible. En España, igual que para RTB, varios proveedores ofrecen tarifa plana RDSI. Hay que sumar el módem RDSI que es más caro que un módem para RTB.
Este tipo de conexión cada vez se utiliza menos debido al auge del ADSL, y no llegó a extenderse masivamente.

ADSL (Asimetric Digital Suscriber Line).
Este tipo de conexión utiliza la línea telefónica básica pero permite que los datos se transmitan de forma asimétrica con lo cual se aprovecha mejor el ancho de banda disponible.
Cuando estamos conectados a Internet el flujo de datos es asimétrico, la mayor parte de los datos viajan en sentido Internet a usuario, mientras que unos pocos datos viajan en sentido usuario a Internet. Es decir, cuando hacemos una petición para ver una página enviamos pocos datos, la dirección de la página y poco más, mientras que al recibir esa página recibimos muchos datos, imágenes, texto, etc.
Mediante ADSL se logra aprovechar esta asimetría estableciendo tres canales en la línea telefónica, dos para datos (uno para el sentido Internet-usuario y otro de usuario-Internet) y otro canal para la voz. El canal en sentido Internet usuario tiene más capacidad que el de usuario Internet.
Una ventaja de esta tecnología es que la conexión es permanente, 24 h. al día, y no necesitamos marcar cada vez el número de teléfono para conectarnos. Además podemos hablar por teléfono a la vez que navegamos por Internet. De hecho, la mayoría de las tarifas planas de ADSL incluye las llamadas telefónicas.
Con este tipo de conexión se consiguen velocidades desde 256 Kbps hasta 20 Mbps en sentido Internet-usuario, según la modalidad que se contrate.
Para poder contratar este servicio la centralita de la que depende nuestro teléfono debe estar adaptada a esta tecnología, además tu teléfono debe estar a menos de 3 Km. de ella. Si cumples estas condiciones sólo será necesario instalar un módem específico para ADSL conectado a la línea teléfonica.
Hay varias compañías donde se puede contratar. Por ejemplo, Movistar, Orange, Ya.com o Jazztel. En los últimos años ha habido un aumento espectacular del número de conexiones de ADSL en España.

v  Cable.
Mientras que las tecnologías vistas hasta aquí utilizan el cable del teléfono tradicional, esta utiliza un cable de fibra óptica que tiene que ser instalado de nuevo, salvo que ya estuviese instalado para ver la televisión por cable. La compañía suministradora instala el cable coaxial, similar al de la antena de televisión, hasta el interior del domicilio donde se conecta a un cable-módem. Y éste se conecta a una tarjeta de red ethernet que hay que instalar en el ordenador.
Las velocidades de conexión en España suelen ir desde 2 Mbps las más bajas hasta 50 Mbps las más altas. Por este cable se puede enviar también señales de televisión, por lo que las compañías ofrecen también este servicio. Para poder utilizar este tipo de conexión hay que vivir en un lugar donde exista una compañía que suministre este servicio.

En España, actualmente se está instalando el cable en la mayoría de las provincias, aunque todavía no llega a todas las localidades. Los encargados de esto son Ono, Euskaltel.
Igual que sucede con ADSL, al encender el ordenador ya estamos conectados, directamente podemos hacer clic en el navegador para entrar en Internet, sin tener que esperar a que se efectúe la llamada telefónica, como sucede con el módem de RTB. 
v  Telefonía móvil.
§  c.1) GPS
§  c.2) GPRS
§  c.3) UMTS
§  c.4) HDSPA
Los teléfonos móviles, sobre todo los de gama alta, se parecen cada vez más al ordenador. Tienen un sistema operativo sobre el que podemos instalar aplicaciones que requieren de datos obtenidos de Internet, además de un navegador para visitar nuestras páginas favoritas. En terminales basados en Android o en la gama iPhone de Apple, se hace impensable no disponer de ua conexión de alta velocidad para aprovechar al máximo sus funciones.
Comentaremos la posibilidad de conectarnos a internet empleando un teléfono móvil, y navegar con él. Otra cosa sería utilizar el teléfono móvil para conectar un ordenador portátil a la Web. En este caso, el móvil simplemente actuaría como módem.
Al hablar de Internet a través del teléfono móvil hay que distinguir entre tres formatos distintos Web, Wap y i-mode.
El formato Web es el que conocemos a través del ordenador personal y que está escrito en HTML. Los móviles de última gfeneración nos pemiten acceder a Internet como lo haríamos con un ordenador, viendo cualquier página web. No onstante, por las limitaciones del móvil, sobre todo el tamaño de la pantalla, las webs suelen hacer otra versión, mejor adaptada al móvil. Muchas de ellas, nos redirigen a esta versión al detectar que nos conectamos con un dispositivo móvil.
El formato Wap está pensado para las pequeñas pantallas de los teléfonos móviles y está escrito en WML, que sólo permite texto y gráficos simples. Este formato puede ser útil para recibir un tipo de información concreta: corta y de texto. Como, por ejemplo, las cotizaciones de bolsa, horarios de transportes públicos, resultados deportivos, etc. Hasta el momento este formato no ha tenido el éxito que se esperaba.
El formato Wap se empleó sobre todo en los primeros móviles con acceso a Internet, en los que la navegabilidad era más reducida.
La tecnología i-mode vino desde Japón donde tuvo un gran éxito y se extendiendo por Europa. Este sistema ha sido creado por la empresa NTT DoCoMo. En España, Movistar lo ofrece a través de su plataforma e-moción. Se basa en minipáginas de contenido exclusivo para móviles.

Los distintos fabricantes de teléfonos móviles estan incorporando diversos sistemas de navegación, cada vez más similares a los navegadores convencionales. Por ejemplo existen versiónes de los principlaes navegadores que pueden ser instaladas en dispositivos móviles, como Opera Mini.
El sistema GSM (Global System Mobile) fue el primer sistema que consiguió establecer un estándar común en las comunicaciones móviles. Antes había varios sistemas incompatibles entre sí como el NMT y el TACS (El sistema que utilizaba Moviline de Movistar es TACS). Con GSM hubo un acuerdo en que el ancho de banda que se debía utilizar era de 900 Mhz, luego se amplió a 1800 Mhz. Esto ocurría en 1982 y hasta 1992 no se entró en la fase comercial.
El GSM permitió, por fin, la comunicación entre móviles de distintos países con un sistema común. El GSM se le conoce como segunda generación en sistemas de telefonía para móviles. Con GSM la velocidad de transmisión alcanza los 9,6 Kbps.
Actualmente se puede conectar a Internet un ordenador a través de los teléfonos móviles con sistema GSM pero hay que pagar los minutos a precio de llamada desde móvil y puede resultar un poco lento.  Aunque puede ser útil para conectar los ordenadores portátiles durante los viajes, sobre todo para gestionar el correo y hacer consultas puntuales, como las cotizaciones de bolsa o un horario de trenes. Se puede utilizar un teléfono que lleve el módem integrado, o instalar un software que realiza la función de módem en el portátil, mediante un cable se conecta el móvil al portátil.
También se puede acceder a Internet en formato Wap desde el propio teléfono móvil en los terminales que lo soportan.
Este fue el sistema más utilizado en los móviles de segunda generación, aunque actualmente se emplean sistemas de más veloces.
El sistema GPRS (General Packet Radio Service) permite una velocidad máxima de 56 a 114 Kbps.
Se conoce como la segunda generación y media en sistemas móviles. Esta tecnología es una evolución del sistema GSM al que se le han añadido mejoras en la transmisión de datos. El sistema GPRS utiliza básicamente la misma red que el sistema GSM, lo cual permitirá reducir los costes de implantación.
El sistema GSM utiliza una conexión por circuito, es decir, se ocupa una línea durante el tiempo que está abierta la conexión, al acabar, la línea se libera para que la pueda utilizar otra llamada. Por esto se cobra por tiempo de conexión. Sin embargo el sistema GPRS establece una conexión por paquetes, es decir, los datos a enviar se trocean en paquetes y estos se envían de forma independiente, al llegar al destino son ordenados. Así los paquetes de varias conexiones pueden viajar por la misma línea.
Esto conlleva una mejor utilización de las líneas que en la conexión por circuito, en la que durante los instantes que ninguno de los comunicantes está enviando información la línea sigue ocupada. También implica que la conexión se estable al encender el terminal y finaliza al apagar el terminal. El GPRS permite el cobro por cantidad de datos transmitidos, en lugar de por tiempo de conexión. GPRS es compatible con GSM, podemos seguir utilizando SMS, Wap, buzón de voz, etc.
Mediante GPRS ya resulta práctico y rápido leer y enviar correos a través del pc portátil, e incluso se puede navegar por la web a una velocidad aceptable.
UMTS (Universal Mobile Telecommunications System) se la conoce como la tercera generación en tecnología para móviles, siendo la sucesora de GSM.
Así como la tecnología GPRS era una evolución de la GSM, la tecnología UMTS es nueva y emplea lenguajes y protocolos nuevos. Puede llegar hasta velocidades de 2 Mbps.
El ancho de banda del UMTS permite aplicaciones que hasta ahora nos parecían imposibles en un móvil, como por ejemplo, la videoconferencia.
UMTS permite el cobro por cantidad de datos transmitidos, estableciendo diferentes tipos de tarifas con diferentes velocidades de transmisión.
El despliegue de la tecnología UMTS supone un cambio importante en todas las infraestructuras de telefonía móvil, ya que implica la implantación de Redes totalmente nuevas tanto para el Acceso como para la Conmutación.
El UMTS puede competir en velocidad, aunque no en precio, con el acceso a Internet de banda ancha con los sistemas que existen actualmente en conexiones fijas, como el cable y el ADSL.
Mediante tarjetas UMTS (3G) conectadas a ordenadores portátiles ya es posible conectarse sin cable a Internet con la alta velocidad que proporciona UMTS.
En España se comenzó a implantar este sistema en el año 2004, y actualmente, ya esta operativo en la mayoría del territorio nacional.
La mayor capacidad en la transmisión de datos del UMTS hará que se incrementen y mejoren los servicios que se pueden prestar, tanto a través de un portátil como a través de teléfonos móviles, ya que la resolución de las pantallas de los teléfonos móviles va a ir aumentando.
HSDPA (High Speed Downlink Packet Access) se conoce como la tercera generación y media de tecnología para móviles, paso previo a la que será la cuarta generación. Optimiza la tecnología UMTS, llegando a alcanzar los 14 Mbps de velocidad de transferencia. Esta tecnología facilitará el acceso a contenidos multimedia en Internet, a velocidades que pueden superar en muchos casos a las conexiones domésticas. Permitirá el uso de aplicaciones en tiempo real.
En España se comenzó a implantar este sistema en el año 2006, y actualmente lo ofrecen la mayoría de operadores. Llas velocidades máximas llegan hasta 14,4 Mbps.
La tecnología HSDPA+ es una mejora que permite llegar hasta los 80 Mbps y está empezando a desplegarse, actualmente ya es posible conectarse a 21,6 Mbps en muchos puntos de España.
Para los próximos años se promete que la cuarta generación LTE llegará hasta los 140 Mbps.

v  Satélite.
En la conexión de Internet por satélite hay que distinguir entre la señal que llega al usuario de Internet y la señal que envía el usuario a Internet.

En las conexiones unidireccionales la señal de Internet al usuario se recibe a través del satélite mediante una antena parabólica y un módem específico, mientras que la señal desde el usuario a Internet se envía por un medio clásico, línea telefónica, ADSL, RDSI, etc.
También existe la posibilidad de conexiones bidireccionales, en las que la señal usuario a Internet también va por el satélite, aunque son bastante más caras que las unidireccionales.
La velocidad de recepción a través de la antena parabólica puede ser muy alta, teóricamente hasta 38 Mbps. Para este tipo de conexión es conveniente un ordenador de gama media-alta, lo que junto con el precio del módem y la antena parabólica suma una cantidad elevada para el usuario doméstico. Más información en Astra2, Satconxion, Hispasat , Iberbanda.

Otra posibilidad de conexión a Internet utilizando el satélite es a través del teléfono móvil conectado a un ordenador portátil. Los datos son enviados al satélite por el teléfono móvil. Este sistema permite la conexión desde prácticamente cualquier lugar del mundo, a una velocidad de hasta 10 Kbps: Iridium, Globalstar.
También podemos conectarnos a través del satélite mediante los servicios que proporcionan las plataformas de televisión digital. En este caso recibimos los datos de Internet a usuario por la misma antena parabólica que utilizamos para recibir la señal de televisión. Las páginas las vemos en la pantalla de la televisión. Para enviar los datos desde el usuario a Internet debemos utilizar la línea telefónica. El proveedor nos proporcionará un teclado inalámbrico para que escribamos la información que queremos enviar. Hay que tener en cuenta que la resolución de una televisión, por lo general, es más baja que la de un monitor de ordenador, por lo tanto las imágenes las veremos peor que en nuestro ordenador.
v  Red eléctrica.
 Ya se puede aprovechar las líneas eléctricas para transmitir datos a alta velocidad, con la tecnología PLC (Power Line Communications)
Es la forma de conexión más novedosa, de hecho en España está implantándose en algunas ciudades aún en fase pre-comercial desde hace ya bastante tiempo. Sin embargo en Alemania la compañía RWE junto con Ascom ya la está comercializando desde el 1 de Julio del 2001.

El sistema para transmitir señales telefónicas por la red eléctrica (PCL Line Communication) no es nuevo, ya se utiliza desde hace años para conectar centrales hidroeléctricas aisladas a las que no llega el teléfono. Pero hasta hace poco había problemas de interferencias entre los cables eléctricos y electrodomésticos y otros aparatos eléctricos.
En España Iberdrola está realizando pruebas y confía en poder ofrecer pronto este servicio de conexión a través de la red eléctrica de baja tensión. Los datos llegarán a los hogares por la línea eléctrica y a través de un módem específico colocado en el enchufe eléctrico pasarán al ordenador.
El principal inconveniente de esta tecnología es que la información no puede pasar a través de los transformadores de alta/baja tensión, por lo que habría que adaptarlos.
Si se emplea a nivel doméstico, en domótica, para conectar aparatos. Incluso podemoso adquirirlos en tiendas para crear una red local, y poder compartir la conexión a Internet con el ordenador de la habitación del fondo, al que no le llega la señal Wi-Fi.

v  f ) Redes inalámbricas.
Las Redes inalámbricas se están extendiendo muchísimo estos últimos días, sobre todo con el auge de los portátiles en estos últimos años. Unas red inalámbrica utiliza la tecnología WIFI (Wireless Fidelity), también llamada WLAN (wireless lan, red inalámbrica) o estándar IEEE 802.11. Su velocidad y alcance, unos 100-300 metros (aunque se ve reducido si hay obstáculos), utilizando hardware asequible, lo convierten en una fórmula perfecta para el acceso a Internet sin cables.
Para poder conectarnos a una red WIFI necesitamos un dispositivo WIFI instalado en nuestro ordenador o teléfono móvil, de esta forma estaremos preparados para recibir la señal. Una vez encontremos un punto de acceso, es decir, un dispositivo que emita y reciba señales de Internet, si no está protegida, podremos conectarnos con un par de clics. Si no, deberemos de indicar las contraseñas correspondientes.

Una de las características más importantes de este tipo de conexión es que puede emitirse junto a un protocolo de seguridad que obliga al usuario de la red a introducir una contraseña para poder utilizar la conexión. Este método se usa bastante en las redes inalámbricas montadas en los hogares. Pero existe toda una iniciativa mundial para liberalizar estas redes y poder tener acceso a Internet en cualquier sitio donde nos encontremos.

En la página Que Wifi podrás encontrar un listado (junto con un mapa) de puntos de acceso libres donde conectarte sin necesidad de contraseña. También hay webs, como por ejemplo ADSLNET, que ofrecen un listado de hot spots (puntos calientes) de wifis situadas en aeropuertos, bibliotecas, cafés, hoteles, universidades... Y otras como La vida Wifi que ofrecen información interesante.

Existe un estándar similar también inalámbrico, WiMAX. Este método de transmisión promete alcances de hasta 50 kilómetros, velocidades superiores a 70 Mbps y es capaz de dar conexión a más de 100 usuarios de forma simultánea. Esto, claro, teóricamente. Si esta tecnología funciona correctamente será un gran avance para abaratar los costes de conexión en áreas muy amplias con poca densidad de usuarios, como los medios rurales, pues una sola antena podría abastecer a más familias que kilómetros de cable.

v  Via radio.
Actualmente se está desplegando en España una red de acceso a Internet mediante tecnologías de radio (LMDS, Wi-Max) para permitir el acceso a Internet de banda ancha a los lugares donde no llega el ADSL, principalmente zonas rurales.
En Iberbanda puedes encontrar más información.

Otros sistemas

Están apareciendo sistemas para acceder a Internet desde el automóvil. En el salpicadero se coloca una pantalla que junto con un teléfono móvil permite acceder a Internet.
A través de televisiones de ultima generación y de consolas de videojuegos, como la PlayStation 3 de Sony, la Xbox 360 de Microsoft y la Wii de Nintendo entre otras, también es posible conectarse a Internet, no sólo para jugar, tambien para visitar páginas web o contenidos multimedia. Aunque en estos casos no se trata de un sistema de conexión a Internet, si no de una forma de acceder a una conexión que tendremos ya establecida por alguno de los métodos que acabamos de ver (ADSL, Cable, ...)

Configurar el módem y la conexión

Si puedes instalarte una de las conexiones de alta velocidad que hemos visto, enhorabuena, el fabricante te enviará un técnico para que te realice la instalación o te dará abundante información de cómo hacerlo. Si sólo puedes instalarte un módem telefónico quizás te sea de utilidad la información que te damos eneste punto.
Para acceder a Internet a través de la línea telefónica básica debemos realizar dos tareas esenciales, instalar el módem y crear un acceso telefónico a redes. Con un sólo módem podemos tener varios accesos telefónicos a redes distintas. Así podemos probar varios proveedores diferentes para ver cuál funciona mejor.
Instalar el módem. La mayoría de los ordenadores vienen con el módem instalado, aunque al estar cayendo en desuso muchos equipos portátiles comienzan a no incluirlo. Sin debes instalarlo, has de seguir las instrucciones que te proporcionará el fabricante del módem. Aquí puedes ver más explicaciones sobre este tema .
Una vez tienes instalado el módem hay que configurar la conexión a Internet, es decir hay que decirle al ordenador a qué ISP nos vamos a conectar y qué tipo de conexión tiene que utilizar. La mayoría de los proveedores tienen CD que te guían en este proceso de forma clara y sencilla, también en sus páginas de Internet tienen abundante información.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada